Home Ciencia El consumo compulsivo de alcohol y el cerebro

El consumo compulsivo de alcohol y el cerebro

por serpic0
alcohol y cerebro

«La única verdad en este mundo es la ginebra», podía leerse en un artículo titulado « Vida bohemia», publicado en «Blanco y Negro» el 25 de marzo de 1893.

El abuso del consumo de alcohol y el cerebro

El abuso del consumo de alcohol siempre ha estado presente en nuestra historia.

En la Inglaterra del siglo XIX el consumo y el acto de beber ginebra se convirtió en un problema. Los soldados que volvían de los Países Bajos comenzaron a beberla en cantidades ingentes como bebida para el ocio y no como medicina, utilizando a diario el pretexto de la prescripción médica.

consumo de ginebra

Gin Lane («El callejón de la ginebra» – 1751),

Hoy en día podemos comprar alcohol incluso en tiendas online como es el caso de la web especializada en ginebra ginebra.online en la que podemos encontrar las mejores ginebras premium del mundo.

El instituto estadounidense Salk ha publicado recientemente en la revista Science los resultados de un estudio sobre el consumo compulsivo de alcohol que determina que dicha conducta podría estar controlada por un circuito neuronal determinado en una parte del cerebro de ratones.

Aunque la prueba experimental se ha desarrollado en ratones se esta estudiando la posibilidad de aplicar este conocimiento en humanos para tratar trastornos o abusos en el consumo de alcohol.

Según palabras de una de las participantes en el proyecto, la doctora Kay Tve:

«Espero que este sea un estudio histórico, ya que hemos encontrado un circuito cerebral que puede predecir con precisión qué ratones desarrollarán consumo compulsivo de alcohol semanas antes de que comience el comportamiento».

Además afirma lo siguiente:

«Esta investigación cierra la brecha entre el análisis de circuito y la investigación de alcohol/adicción, y proporciona una primera visión de cómo se desarrollan las representaciones del consumo compulsivo de alcohol a lo largo del tiempo en el cerebro»

El grupo de investigación persiguió desde sus inicios localizar los circuitos cerebrales responsables de una predisposición para el consumo compulsivo de alcohol.

«Inicialmente buscamos entender cómo se altera el cerebro por el consumo excesivo de alcohol para impulsar el consumo compulsivo de alcohol -señala Cody Siciliano, primer autor-. En el proceso, nos topamos con un hallazgo sorprendente en el que pudimos predecir qué animales serían compulsivos en función de la actividad neuronal durante la primera vez que bebieron».

La tarea de compulsión

Los autores crearon una prueba llamada tarea de compulsión inducida por atracones (BICT) para examinar cómo la susceptibilidad al consumo de alcohol interactúa con la experiencia para producir consumo compulsivo en ratones.

El BICT permitió a los investigadores examinar el consumo de alcohol y el consumo con consecuencias negativas, como un sabor amargo agregado al alcohol.

Durante el desarrollo del trabajo de campo descubrieron que los ratones podían clasificarse en tres grupos: bebedores bajos, bebedores altos y bebedores compulsivos. A diferencia de los dos primeros grupos, los bebedores compulsivos mostraron insensibilidad a las consecuencias negativas.

Luego utilizaron una técnica de imagen llamada imágenes de calcio con resolución de células individuales micro endoscópicas para registrar las células y las regiones cerebrales de interés antes de beber, durante la bebida y después de beber alcohol.

Tras una serie de pruebas posteriores pudieron observar que el desarrollo del consumo compulsivo de alcohol estaba relacionado con los patrones de comunicación neuronal entre las dos regiones del cerebro, y constituían un biomarcador.

Con este biomarcador se podría dictaminar e identificar a un posible consumidor compulsivo.

En palabras textuales de la investigadora Tye:

«Ahora, podemos mirar dentro del cerebro y encontrar patrones de actividad que predigan si los ratones se convertirán en bebedores compulsivos en el futuro, antes de que se desarrolle la compulsión. No sabemos si este circuito cerebral es específico para el alcohol o si el mismo circuito está involucrado en múltiples comportamientos compulsivos diferentes, como los relacionados con otras sustancias de abuso o recompensas naturales, por lo que es algo que debemos investigar”.

El camino esta aun por explorar en lo relacionado a el abuso del consumo de alcohol y el cerebro aunque el horizonte puede atisbarse prometedor para afrontar un problema que afecta a muchas personas.

You may also like

Deja un comentario